Categorías
medios

¿Qué tan ecológico es el Bitcoin?

El talón de Aquiles de Bitcoin ha sido su elevado uso de energía y sus emisiones de CO2, que han persistido desde su creación en 2009. Investigadores de la Universidad de Fráncfort del Meno han calculado el impacto del bitcoin en el CO2.

Las criptomonedas funcionan con sus propias reglas. Una verdad fundamental es que cuanto mayor es el precio, más energía se necesita. Las emisiones de CO2 también son mayores, sobre todo las de las «minas» (enormes granjas de ordenadores donde se extraen los bitcoins), porque cuanto más alto es el precio, más energía se consume.

Las emisiones son ya tan elevadas que rivalizan con las emisiones anuales de países enteros: las transacciones de bitcoin utilizan 140 teravatios hora de energía cada año, según ha determinado el Centro de Finanzas Alternativas de Cambridge.

Philipp Sandner, director del Centro Blockchain de la Escuela de Fráncfort (Alemania), llega a conclusiones algo diferentes. Bitcoin consume 91 teravatios hora de electricidad al año, lo que equivale a 38 millones de toneladas de CO2. La principal cuestión es si la electricidad utilizada para crear nuevos bitcoins procede de combustibles fósiles o de recursos renovables. Según los datos del equipo de Sandner, el 50% de la energía consumida en las transacciones de Bitcoin es «marrón» y la otra mitad es «verde»

No existe una regulación mundial

Sandner y su equipo quieren aportar claridad a la sigilosa red mediante sus cálculos. El equipo de Philipp Sandner ha determinado que en cada transacción de bitcoin se generan 370 kg de equivalentes de CO2.

Los inversores podrían tomar en cuenta esto para al comerciar con la criptomoneda. Por el momento no hay normas mundiales, según lo que hemos visto, que regule la transparencia en este tema. Mientras que algunos inversionistas desean compensar de alguna manera la huella de carbono a largo plazo.

Según el cálculo, un fondo cotizado en bolsa de bitcoins creado por Iconic tiene una huella de emisiones de aproximadamente 37 toneladas de CO2.

Esto se compensará comprando certificados para un proyecto en la cuenca del Amazonas, donde se preservarán los bosques tropicales de la deforestación, se mejorará la biodiversidad y se llevarán a cabo proyectos sociales para la comunidad local.

China ha trasladado su elevado consumo de energía a otras naciones.

Está claro que estos compromisos serán necesarios, dada la crisis climática y el crecimiento previsto del uso de energía de bitcoin en el futuro. El enorme número de ordenadores de la red bitcoin consume electricidad intentando ganar bitcoins. Para ello, deben resolver acertijos que se vuelven más intrincados a medida que se unen más ordenadores.

La minería ha sido muy popular entre los poseedores de bitcoins y las empresas.

Tienen almacenes llenos de servidores listos para ser los primeros en resolver los problemas matemáticos y ganar bitcoins. Para asegurarse de ello, cuidando su presupuesto, los empresarios suelen viajar por todo el mundo en busca de las mejores condiciones y la electricidad más barata.

Mientras otros países, como Australia, buscaban respuestas sobre cómo regular las actividades de la criptomoneda en sus propias fronteras, China ha adoptado un enfoque completamente diferente. La prohibición de Pekín a los mineros y la prohibición definitiva de la minería dentro de China son dos ejemplos. Según Sandner, que presenta un gráfico que ilustra cómo las minas chinas fueron «reconstruidas en otros países con la misma capacidad informática que tenían en China”.

Los precios del bitcoin son muy altos y parece que se mantendrá así durante un tiempo. Como resultado, en el futuro, los inversores tendrán que considerar si el uso de energía del bitcoin puede ser compensado por la indemnización de los inversores.

visita lanotadiaria.com.mx para enterarte de más noticias.